Inicio > Blog > La Sentencia del Tribunal Supremo 458/2012 confirma el emplazamiento y contexto de la obra plástica como parte de su integridad.

La Sentencia del Tribunal Supremo 458/2012 confirma el emplazamiento y contexto de la obra plástica como parte de su integridad.

12/02/2013

Recientemente ha sido publicada la Sentencia del Tribunal Supremo 458/2012, en la que se resuelven sendos recursos, extraordinario por infracción procesal, y de casación, contra Sentencia de la Audiencia Provincial de Bizkaia (Sección Cuarta), la misma que resolvió el asunto del puente Zubi Zuri de Calatrava.

El caso es un poco pecualiar, ya que, por un lado, el recurrente pide que se declare la improcedencia del traslado de una escultura de la que es autor, por el Ayuntamiento de Amorebieta, titular del Corpus Mechanicum de la misma en virtud de un contrato de encargo de obra. Pero lo cierto es que la escultura aún no había sido trasladada, y lo mas extraño, es que el traslado en ningún caso procedía, ya que contractualmente ambas partes habían establecido la prohibición de modificar el emplazamiento, y la Audiencia Provincial reconoció este extremo en su Sentencia.

El recurrente, a pesar de haber conseguido mantener la estatua en su ubicación, decidió recurrir la Sentencia de la Audiencia, para que se declarase que el traslado de la obra no solo constituía un incumplimiento contractual, si no que atentaba contra el derecho moral a la integridad de la obra.

La Sentencia reconoce expresamente que "el derecho del recurrente a la integridad de la obra, previsto en el artículo 14.4 TRLPI, se extiende a la tutela de la ubciación de la obra en el emplazamiento para el que fue especificamente creada, como derecho distinto del consistente en que la exposición de la obra se realice en condiciones que no perjuiquen su honor o reputación profesional regulado en el artículo 56.2 TRLPI", es decir, que aunque la nueva ubicación de la obra respete el honor y la reputación del autor, este podrá, en ejercicio de sus derechos morales, negarse a una nueva ubicación para la misma.

En el punto 40 se establecen las siguientes conclusiones:

a) El derecho del autor de la obra plástica, creada para ser colocada en un lugar específico, comprende el derecho a que no se modifique su ubicación.

b) La alteración del lugar de ubicación vulnera el derecho del autor a la integridad de la obra y afecta a sus legítimos intereses, aunque se exhiba en condiciones que no supongan perjuicio a su reputación.

c) La integridad de la obra creada para un lugar específico no se vulnera necesariamente cuando se sitúa en otra ubicación, si la modificación del emplazamiento no interfiere en el proceso de comunicación entre el artista mediante su obra y la comunidad.

d) El derecho del autor a la integridad de la obra puede comoprtar el de que no se exhiba en una ubicación distinta a aquella para la que fue creada, pero no es absoluto.

e) El derecho del autor, al igual que el del propietario del soporte material, debe ejercitarse de buena fe, de forma no abusiva ni anómala y debe coordinarse con los del propietario del soporte material y los de la comunidad.

f) La decisión en supuesto de conflicto debe ser el resultado de la ponderación del caso concreto.

 

A pesar de la aparente contradicción en que incurren las conclusiones de la Sentencia, parece claro que el Alto Tribunal reconoce que la modificación de la ubicación de la obra plástica forma parte del derecho moral a la integridad de la obra, si bien este derecho no es absoluto, y deberá ponderarse en cada caso con otros derechos con los que pueda entrar en conflicto.

 

Sentencia integra:STS_Caso_Nagel.pdf

Comentarios